Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Entrevista’

Entrevista al Egiptólogo Jose Manuel Galán en la Contra de La Vanguardia por Victor Amela (29/09/2008).:
Tengo 45 años. Soy madrileño y excavo cada año en Egipto. Soy doctor en Egiptología, trabajo para el CSIC: estoy sacando a la luz la tumba de Djehuty, alto dignatario de una faraona. Estoy casado, tengo dos hijos adolescentes. ¿Política? Crítico. Soy creyente poco practicante

¿Por qué nos fascina tanto el antiguo Egipto?
Somos sus descendientes. Seguimos repitiendo algunos gestos egipcios, sin saberlo.

¿Por ejemplo?
Cuando llevas flores a un difunto, reproduces sus ofrendas florales: la palabra egipcia ang significaba a la vez vida y flor. Dar flores equivalía a dar vida.

Hermoso.
Los egipcios adoraban las flores. En sus templos cultivaban jardines, y su flor más sagrada era la del loto.

¿Por qué el loto?
Veían que de noche se cierra y se sumerge en el estanque, y de día flota y se abre. ¡Como el sol, que muere y resucita! Oler la flor de loto era conectarse, por magia simpática, a ese ciclo inmortal, a la inmortalidad.

¿Por qué estaban tan obsesionados con la vida de ultratumba?
Eran sutiles observadores de la naturaleza y veían que la vida muere y renace. Así, entendían que tras la muerte renaces a otra vida. Y se esmeraban en prepararse para vivirla.

¿Cómo?
Haciéndose la mejor tumba posible, su casa del más allá. Si podían, metían vasijas con comida y bebida, telas de lino, arte…

¡Qué suerte para los egiptólogos!
Sí. Excavo la tumba de Djehuty, que está resultando más rica de lo que sospechaba.

¿Quién era Djehuty?
El más alto funcionario de la reina Hatsepsut, una de las pocas faraonas de Egipto. Reinó 20 años, en el 1480 antes de Cristo. Djehuty era el gran escriba, administrador del tesoro y de los artesanos.

¿Qué está encontrando en su tumba?
Inscripciones y relieves espectaculares, con jeroglíficos y escenas en los que Djehuty relata su vida con voluntad de sofisticada originalidad artística. Era una parte de la tumba abierta a la gente, para que todos viesen la grandeza del difunto. ¡Esa tumba es un libro abierto de un periodo apasionante!

¿Apasionante por qué?
Egipto se siente seguro, rico, poderoso, y florece y se expande hacia Nubia y hacia oriente. El misterio es por qué veinte años después de la muerte de Hatsepsut se ordenó destruir su nombre y su imagen de todos los monumentos y papiros.

¿Qué más espera encontrar?
Hemos hallado un pozo de ocho metros de profundidad no expoliado en época moderna. ¡Abajo está la cámara funeraria de Djehuty! Entraremos. Además, hemos encontrado un enterramiento de 500 años antes.

¿De quién?
De un guerrero del primer rey tebano, Montuhotep, un arquero llamado Iquer (el excelente), con dos arcos y cinco flechas, tres bastones de mando, cerámicas… y su mismísima momia, que analizaremos.

¿Y qué averiguarán analizando una momia?
Qué aspecto tenía, qué comía, qué edad tenía al morir, de qué murió.

¿Cuál es la pieza más preciada de las que usted ha desenterrado?
La “tabla del aprendiz”, pizarrín de madera estucada sobre la que los aprendices de escriba practicaban sus jeroglíficos y dibujos, rascando. Y conserva un retrato frontal de Hatsepsut. ¡Es una pieza única!

¿Cómo floreció en aquel rincón del mundo una civilización tan refinada?
La fertilidad propiciada por el Nilo atrajo allí a pueblos de África y Asia. Tanta densidad demográfica precisó de organización: surge el primer rey, Narmer, y la escritura, imprescindible para administrar un reino.

¿Monarquía y escritura, de la mano?
Sí, sucedió unos 3.300 años antes de Cristo.

Yo creía que la escritura había nacido en Sumeria.
Probablemente surgió en ambos sitios a la vez. Yo estoy enamorado de los relatos egipcios que nos llegan en papiros y epigrafías.

Cuénteme alguno.
El más antiguo que conocemos por ahora, escrito en jeroglífico en un papiro del año 2000 a. C., relata la historia de Sinuhé.

¿Quién era Sinuhé?
Un servidor real que, temeroso de ser injustamente inculpado de la muerte del rey, huye hacia oriente y entra al servicio del rey sirio. Allí se casa con la hija de un jeque y se convierte en un jeque poderoso. Un día recibe a un emisario del faraón que le notifica que nada tiene contra él. Y Sinuhé vuelve.

¿Cómo interpreta esta historia?
Sinuhé, que se ha construido a sí mismo como individuo, se descubre egipcio: es persona y es egipcio, y asume esa esencia suya.

¿Cómo eran los egipcios de la calle?
Eran supersticiosos, se hacían talismanes, comían pan, cebolla y verduras, bebían cerveza, vivían en duras condiciones de trabajo, morían a los 30 años…

¿Es verdad que perviven en el cristianismo vestigios egipcios?
¡Las bienaventuranzas están esculpidas en una mastaba del 2500 a. C.! También se sacaba en procesión a Amón en un sagrario, sobre unas andas en forma de barca, y la procesión hacía paradas para que la gente le cantasen rezos… ¿No le recuerda a las saetas de los pasos de Semana Santa?

¿Con qué personaje del antiguo Egipto le gustaría hablar un ratito?
Con Djehuty, claro. Le preguntaría por qué en esa época todos los altos dignatarios como él son aparentemente célibes: ¿fue una imposición de la faraona Hatsepsut, o era una muestra de respeto de ellos hacia ella?

————–

A tumba abierta

Deambulo con Galán entre sarcófagos del antiguo Egipto en los que han reposado las momias de los jardineros del templo de Amón. Están expuestos hasta final de año en el Museu Egipci de Barcelona, que Galán elogia. Galán es uno de nuestros más afortunados egiptólogos, pues la tumba que excava en Luxor desde hace años – con financiación de la Fundación Caja Madrid- está resultando pródiga en ricos hallazgos. A Galán le entusiasma su materia, y tengo que frenarle para que no le desborde la pasión, que extiende a los actuales egipcios, de los que alaba el afán con que se desviven con él en la excavación para desvelar y enaltecer los misterios de sus fascinantes ancestros

Anuncios

Read Full Post »

El enigma de Nefertiti

Os reproduczo una entrevista de Jacinto Antón publicada en El País a Johan Fletcher sobre la polémica de la momia de Nefertiti. “la egiptóloga británica Joann Fletcher (Barnsley, Yorkshire, 1966) ha estado en el centro de una de las grandes polémicas de la arqueología desde que en 2003 propuso, tras estudiarla, que una momia anónima depositada en la tumba KV-35 del Valle de los Reyes era la de la reina Nefertiti. La sensacional noticia de que por fin había aparecido el cuerpo de la, junto a Cleopatra, mujer egipcia más famosa de la historia, símbolo del eterno misterio femenino y de belleza, levantó una gran polvareda y provocó las iras del poderoso responsable de las antigüedades faraónicas, Zahi Hawass, que no sólo negó que hubiera pruebas concluyentes para respaldar la identificación -en lo que coinciden la mayoría de los especialistas-, sino que descalificó estruendosamente a Fletcher, a la que impidió seguir trabajando en Egipto.”Fletcher, una mujer pelirroja de aspecto juvenil, inteligente y apasionada, autora de la sugerente El enigma Nefertiti (Crítica, 2004), ha visitado Barcelona para participar en una serie de tertulias organizadas por el Art Center College of Design y ESADE. La estudiosa, admiradora de Amelia Edwards, Margaret Murray y Julia Samson -tres mujeres que lucharon y polemizaron en el ámbito de la egiptología-, admite que pecó de ingenuidad dejando que la historia se le escapara de las manos y se presentara como hecho incontrovertible lo que era “una hipótesis”. Pero, dicho esto, se reafirma en su teoría y asegura con respecto a la controvertida momia: “Es ella, es Nefertiti”.

Pregunta. La identificación ha generado enormes dudas. Edad y sexo no parecen coincidir con los de Nefertiti.

Respuesta. Inicialmente dijeron que era demasiado joven, luego que era un hombre, sólo porque lleva la cabeza afeitada. La momia ha cambiado de sexo varias veces. Pero es de una mujer, ¡tiene genitales femeninos!, los he visto, no hay ambigüedad posible. El propio Hawass opina ahora que es una mujer, la esposa de Tutmosis III, aunque mañana, quién sabe…

P. Parece que no le habían salido las muelas del juicio, y Nefertiti era una mujer adulta.

R. Hay gente a la que no le salen, yo tengo 41 años y aún no me han salido. En el antiguo Egipto, 35 años, por ejemplo, podían ser muchos.

P. Se ha señalado que la pelvis no corresponde a una mujer que tuvo al menos seis partos.

R. Los alumbramientos no dejan marcas en los huesos, la pelvis no es un medio fiable para decir si alguien ha tenido hijos.

P. ¿Por qué hubo ese desencuentro con Hawass? Parecía que ustedes se llevaban bien.

R. Bueno, yo no soy la típica egiptóloga, se me juzgaba por mi aspecto, por mi forma de vestir y comportarme; se me veía como una niña, supongo que no entraba en los cálculos que expresara opiniones propias. Se me atacó de una manera terrible. Por ser mujer, por no ser suficientemente mayor, por tener sentido del humor, por haberme especializado antes en peluquería y manicura antiguas. Porque hubo gente que interpretó como quiso mis palabras. Fueron, de hecho, los medios de comunicación los que desmadraron el asunto. El anuncio del “descubrimiento” lo hizo Discovery Channel. Pero no fue culpa mía, yo eso no lo podía controlar. Expuse una teoría, no un descubrimiento, y Hawass no creyó en ella. Eso debía haber sido todo. No rompí ninguna regla. Es justo presentar una teoría, nadie debe ser perseguido por ello.

P. Pero sigue sosteniendo que es Nefertiti.

R. La evidencia continúa respaldándome. Personalmente, estoy segura al 100%.

P. Es arriesgado decir eso, sin inscripciones.

R. No las hay, y es frustrante. En este escenario del crimen, por así decirlo, no tenemos la bala mágica. Pero hay mucha información. El contexto arqueológico, que nos indica que nos movemos en la misma época, a finales de la XVIII dinastía, una fémina real, la peluca, la morfología del cuerpo -el análisis del cráneo y la reconstrucción facial muestran una enorme similitud con las representaciones de Nefertiti, con el célebre busto de Berlín, por ejemplo, que, por cierto, tampoco tiene ninguna inscripción que lo identifique-, y para mí una cosa esencial: el odio, los ataques que sufrió la momia. ¿Por qué se le destrozó la boca de esa manera? Para que no tuviera el aliento de vida en el más allá. Es claramente una agresión simbólica. En la cara las momias no tenían nada de valor. La que sostengo que es la de Nefertiti fue golpeada de una manera que no es la de un ladrón en busca de tesoros, sino la de un fanático, un vengador. Se hizo un gran esfuerzo para dañarla y se usó -lo hemos comprobado empíricamente, con cerdos muertos- un arma de metal que no estaba a disposición de cualquiera. Nefertiti no sólo fue la reina del hereje Akenatón, odiado por los sacerdotes de la religión tradicional, sino que ella misma fue corregente y casi con certeza también, a la muerte de su marido, faraón.

P. Se ha sugerido que esa momia podría ser otra mujer de la casa real, quizá Ankesenamón, la esposa de Tutankamón.

R. ¿Pero por qué iban a odiarla para atacar su momia así? Recuerde además que Tutankamón y Ankesenamón volvieron a la ortodoxia…

P. La supuesta momia de Nefertiti descansaba con otras dos, segregadas las tres en una capilla lateral de KV-35, la tumba de Amenofis II, en la que habían sido escondidas muchas momias reales.

R. La identidad de las dos momias colocadas con la de Nefertiti es un elemento más que apunta a que es ella. La mujer vieja parece probado que es la reina Tiy, suegra de Nefertiti, y el joven, su cuñado, el malogrado príncipe Tutmosis, hermano de Akenatón. Parece lógico que al reordenar las momias reales en la tumba, los sacerdotes colocaran esas tres juntas y, por estar relacionadas con la herejía de Amarna, aparte de las demás.

P. ¿Ha mejorado la relación con Hawass?

R. Hay gente allí, profesionales egipcios, que son conscientes de que no he tenido ninguna culpa de lo que ha pasado. Parece que todo se va serenando.

P. ¿Cree que las cosas hubieran ido de otra manera de no haber sido usted la que lanzara la hipótesis Nefertiti?

R. Sin duda, si hubiera sido el propio Hawass la gente no se le hubiera echado encima como a mí. Él, claro, hubiera estado en su derecho de anunciarlo. ¡Ojalá hubiera sido así! Con menos indicios se han validado otras identificaciones de momias.

P. ¿Va a seguir con la investigación?

R. Sigo con ello. En el próximo congreso internacional de egiptología, en junio, presentaremos nueva información sobre la morfología craneofacial.

P. ¿Qué emociones le provocó estar junto a esa momia?

R. Verla con mis propios ojos, ¡a Nefertiti!, fue una sensación muy profunda, me sentí muy privilegiada.

Jacinto Anton

Read Full Post »